Cuando la pasión falla

La naturaleza nos enseña mucho con solo observar. Por ejemplo, mira a las hormigas: no tienen jefes ni gobernantes. Son insectos muy pequeños, pero durante el verano, en la época de mayor abundancia de alimento, trabajan recogiendo comida para guardarla y tener suficiente para el invierno.

Si has leído mis mensajes sabrás que soy fiel creyente de que para prosperar se necesita trabajar y dedicarle tiempo a lo que a uno le gusta, ya que para destacar necesitas muchas horas de práctica y si no amas lo que haces la gasolina se te acaba. Esto para mí significa tener pasión en tu vida.

Ahora bien, aunque la pasión es vital y por más bonito que se escuche la frase “con pasión puedes alcanzar tus sueños”, la realidad es que sin disciplina puede que nunca te acerques siquiera a ellos. La disciplina es tan importante porque te hace continuar aun cuando no tienes humor o ánimos para seguir adelante y te levanta en esos días de altibajos, diciéndote: “¡Vamos, continúa!”

Todos hemos pasado por días en que queremos dormir un poco más, trabajar un poco menos, dejar de practicar solo un día, divertirnos más, esforzarnos menos o parar un poco porque el dolor es fuerte y el agotamiento intenso, pero la disciplina te hace seguir adelante cuando te falta pasión.

LA DISCIPLINA SE EJERCITA

Mujer a punta de arrancar una carrera de pista

Haz de cuenta que la disciplina es un músculo. Puede que hoy tengas poco, pero si trabajas en ella se vuelve cada vez más fuerte.

¿Cómo la pones a trabajar? Como todo en la vida: paso a paso. Para ser disciplinado lo primero que necesitas es determinar en qué áreas de tu vida la necesitas; luego, establece metas y empieza a forzarte hoy mismo a caminar hacía ellas. Olvídate de si mañana lo puedes compensar: el mañana no existe y es hoy cuando las cosas suceden. 

Te pongo un ejemplo: ahora que escribo este mensaje ya es de noche y mañana debo arrancar el día bastante temprano. Me he comprometido a mejorar mi juego en el golf y debo ir a practicar muy de mañana antes de ir a trabajar. Pero si me lo preguntas, no quisiera ir mañana; no porque no me guste practicar sino porque quisiera poder dormir un poco más. He tenido unas semanas bastante intensas pero durmiendo no mejoraré, así que mañana, si tengo la vida, doy por hecho que le ganaré al sol.

La disciplina te puede llevar a donde quieras. De hecho, pienso que puede ser aún más fuerte que la pasión. La disciplina no te deja desmayar, mientras que la pasión es lo que te hará vivir feliz y realizado. Combínalas y serás imparable. Sé como la hormiga, ten claras tus metas y trabaja por ellas con disciplina aun cuando pareciera que no tiene sentido lo que haces. Solo así podrás alcanzarlas. ¡Vamos, yo sé que puedes!

Si queres leer más acerca de la pasión, lee el mensaje: Vive con Pasión. Te llena de energía todos los días.

¡Nos leemos!

Omar

8 comentarios de “Cuando la pasión falla”

  1. Gracias Omar cuando leo esto me acuerdo de un lema que desde muy joven practique y q lo aprendi de mi abuelo yes Persevera y Vencerás y hoy dia se lo trasmito tambien a mis nietos pero esa perseveracion tiene que tener disciplina y amor bendiciones.

  2. Definitivamente es necesaria la disciplina, muchas veces te agotas y sientes que no tiene sentido continuar, pero si eres disciplinado sabes que aunque las fuerzas falten debes continuar hacia la meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *