No ganas hoy: ganaste hace 10 mil horas

Cuando alguien tiene éxito en algo, ese éxito no es resultado de lo que acaba de hacer, sino de lo que ha hecho durante años de esfuerzo. Por esta razón, muchas veces creemos que nacieron con el talento o que son especiales, y entonces nos preguntamos “¿Cómo lo hacen?”

Y ciertamente tienen algo especial: se comprometieron, fueron disciplinados y se prepararon durante mucho tiempo para destacar en ese gran momento en su vida. Nadie logra grandes cosas solo por existir y siempre los respalda un trabajo arduo atrás.

No ganas un partido el día del campeonato: lo ganas desde antes, en los entrenamientos. Sin importar cuánto lo desees, si no te has preparado lo suficiente, el premio no será tuyo sino de la persona que luchó por él y se preparó todos los días.

No ganas un gran cliente o un gran trabajo el día que te presentas con él, sino desde mucho antes, cuando en las noches leías para estar actualizado y cuando todos los días te esforzabas al máximo trabajando para que tu diligencia, disciplina y excelencia hablaran bien de ti ante tu posible jefe o cliente potencial.

Si no haces grandes esfuerzos, no esperes grandes resultados: solo cosechas lo que siembras y toda cosecha no puede estar lista de la noche a la mañana, todo fruto necesita tiempo para madurar. De igual forma sucede con nuestro esfuerzo: el empeño que le pongas hoy a tu trabajo dará frutos en su momento.

Alcanza el éxito en… ¡10 mil horas!

En el libro Fuerade serie: por qué unas personas tienen éxito y otras no, Malcolm Gladwell expone un estudio realizado a un grupo de personas —músicos y deportistas en su mayoría— y que demostró que nadie puede lograr cosas extraordinarias de talla mundial sin haber practicado antes por lo menos durante 10 mil horas.

Para alguien que practica seis días a la semana, cinco horas por día y sin descansar en todo el año, 10 mil horas de práctica le tomaría alrededor de siete años.

¿Cuánto tiempo te has preparado por lo que deseas? ¿Cuántas horas al día le dedicas a la persona que quieres llegar a ser? Serás la persona que tú mismo forjes con tus acciones y con tu esfuerzo diario y en un futuro destacarás solo por lo que hayas trabajado hoy.

“Yo entrenaba cuatro años para correr solo nueve segundos. Hay personas que al no ver resultados en dos meses se rinden y lo dejan. A veces, el fracaso se lo busca uno mismo”, dijo alguna vez Usain Bolt, quien hoy por hoy es el velocista más rápido del mundo.

Quienes realmente saben alcanzar el éxito, entienden que antes del premio viene mucho tiempo de esfuerzo, paciencia y dolor, pero lo hacen, porque tienen sus ojos en la meta, saben lo que quieren alcanzar y que solo preparándose lo podrán lograr.

Gana las batallas antes de iniciarlas

Debes prepararte y no esperes resultados inmediatos porque no los tendrás. El éxito está reservado para los que no desmayan. ¿Por qué solo algunos lo logran? Porque son pocos los que tienen la determinación para no rendirse nunca y seguir adelante. Solo algunos tienen la visión y la certeza de que lo lograrán, y esa certeza los mantiene de pie.

Si te esfuerzas y te preparas durante años, provocarás que la gente vea tu desempeño y diga “¡Wow! Que fácil lo hace, tiene talento para esto”, y entonces sabrás que el talento no lo ganaste por arte de magia sino día tras día, con mucha práctica y esfuerzo.

No se trata de ganar la lotería al nacer: todos tenemos las mismas oportunidades (aunque no lo parezca); por eso, quienes sobresalen son personas con hambre de triunfo que persiguen sus sueños con el corazón.

Prepárate. Gana las batallas esforzándote cada día mientras practicas y, cuando tengas los reflectores encima, solo haz lo mismo que practicaste durante muchos días. Sal y brilla, ¡es tu momento, tómalo! Y entonces será público todo lo que hiciste en privado.

La pasión es la energía que necesitas para seguir adelante, siempre. Por ahora me despido, pero te invito a leer mi mensaje Vive con pasión. Te llena de energía todos los días.

¡Nos leemos pronto!

Omar

5 comentarios de “No ganas hoy: ganaste hace 10 mil horas”

  1. Cuando una persona sale al escenario no debería tener nervios de su desempeño, ya que es el momento de mostrar el resultado de sus años de práctica.

  2. Ciertísimo, si se quiere alcanzar una meta, se debe de planificar y trabajar duro para lograrla, no importa si hoy, como suele suceder, no se ve el final del túnel, si no desmayas y perseveras lo lograrás y verás los resultados del esfuerzo.

  3. No cabe dudas de que hay personas más centradas y talentosas que otras, pero el éxito es el producto del esfuerzo, constancia, perseverancia y vivencias. Además de una actitud positiva y confianza en lo que se hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *