El error más grande de quienes lo saben todo

Hubo una vez un papá emocionado porque su hijo intentaría andar en bicicleta por primera vez sin las llantitas de soporte. Cuando el niño se montó en el asiento se enojó con su papá porque no quería que él sujetara la bicicleta, y le dijo: “Suéltame, yo sé cómo hacerlo”, así que el papá lo soltó.

A veces los adultos nos portamos como estos niños. Cuando alguien desea enseñarnos o corregirnos, nos bloqueamos mentalmente tomando una actitud arrogante y decimos “No necesito el consejo, yo puedo hacerlo”. ¿Cómo podremos aprender entonces si ya lo sabemos? Muchas veces creemos saber muchas cosas cuando en realidad no es así.

Si deseas crecer en tu vida personal o profesional, primero que todo debes entender que no lo sabes todo, mucho menos cuando se trata de algo que nunca has logrado. Este es el primer atributo que deberías ver en alguien que te aconseja: si lo que te pretende enseñar ya le ha funcionado a él o ella para lograr lo que tú deseas.

Ahora bien, cuando sepas que lo ha logrado y que en verdad puede ser un modelo a seguir, abre tu mente, sé receptivo y absorbe lo que necesites para crecer y ser mejor.

RECONOCE LO POCO QUE SABES

Una biblioteca muy grande

Todo empieza con tener una actitud humilde. Ser humilde no significa tener poca estima de ti mismo, sino reconocerte como quien realmente eres. ¡Todos sabemos tan poco de muchas cosas! Incluso si viviéramos cien años nuestro conocimiento seguiría siendo limitado, esa es la verdad; sin embargo, todos los días podemos aprender. Que nuestro conocimiento sea limitado no significa que dejemos de crecer.

Tenemos una capacidad formidable para expandir nuestros horizontes, pero debemos reconocer que aún no somos ni sabemos todo lo que necesitamos para llegar a donde queremos (pues, si lo supiéramos, ya estaríamos allí). Y al llegar es importante no perder la humildad y reconocer que probablemente no lo hubiéramos logrado solos.

¿Has pensado cómo sería tu vida si tus papás y tu familia no te hubieran apoyado como lo hicieron? ¿Dónde estarías hoy si no hubieras estudiado o crecido donde te criaste o si un familiar, un amigo, un jefe o un cliente no te hubiera apoyado como lo hizo? Quienes no han tenido ese apoyo podrán contar lo que significa tener que salir adelante solos y lo mucho que hubieran anhelado que alguien les hubiera guiado o apoyado más.

Sé humilde, reconoce lo mucho que todavía tienes por aprender. Esfuérzate y verás cómo tu vida llegará a nuevos niveles.

Por cierto, ¿qué piensas que le pasó al niño de la bicicleta en su primer intento?

Si quieres ampliar este mensaje, puedes leer mi mensaje: “Si quieres superarte o mejorar en algo, deja de pensar en quién eres y piensa en que hacer.”

¡Nos leemos!

Omar

5 comentarios de “El error más grande de quienes lo saben todo”

  1. Muy cierto en todos los dias de nuestra vida siempre vamos a aprender algo nuevo y necesitamos humildad para con quien nos enseña y dejar de lado ese orgullo del yo yo yo yo lo se todo yo no lo necesito yo puedo solo si no es p q yo lo hice………..gracias Omar por recordarnoslo bendiciones.

  2. Excelente, nunca dejamos de aprender, debemos ser sensibles a nuestros límites para ser receptivos a la sabiduría. Muy bien Omar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *