¿Ahorrar o Disfrutar de la vida?

¿Qué crees que debes hacer, ahorrar o disfrutar de la vida? Esta pregunta creo que todos nos la hemos hecho, y no solo de forma filosófica, sino que has tomado una decisión al respecto en tu vida.  El ahorro requiere un sacrificio. Es privarte de algo hoy, ya sea para tener algo más grande mañana o para tener alguna seguridad.

¿Tú que has decidido hacer? Yo te quiero ayudar a que tengas mejores fundamentos para que sepas que dice la sabiduría al respecto.  Así podrás decidir si debes ahorrar o disfrutar de lo que tienes hoy.

Hay una realidad de la que no podemos escapar. En esta vida hay inviernos, tiempos de escasez, de vacas flacas, baches en el camino.  Pero no es tan malo, lo que pasa es que nosotros lo vemos malo, porque son épocas donde tienes menos que ayer o no estás ganando lo mismo que el año pasado, pero a veces no vemos que aún así, estamos mejor que hace 5 años.  Todo es subjetivo, ¿cierto?

PREPÁRATE PARA LOS INVIERNOS

una montaña nevada

Así que, como te imaginarás lo que te diré, sí, debes ahorrar.  Ve a la hormiga, que es más sabia que los sabios.  Son insectos muy pequeños, pero aún en su insignificancia, guardan comida en el verano, para tener suficiente en el invierno.

Ve, ¿qué hacen las hormigas? ¿Ahorrar o disfrutar de su comida? Ellas saben que el invierno viene todos los años, así que siempre apartan una porción de sus alimentos, para tener que comer en el invierno. 

Ahora, lo primero que te preguntarás es ¿cuánto debes ahorrar? ¿cuánto deberías apartar de tus ingresos para una época de escasez? Si quieres una buena regla, el 20% de tus ingresos anuales de un buen año te alcanza para vivir todo un año de escasez. 

Así que acorde a cuantos años quisieras tener de provisión, ya sabes el número que deberías tener ahorrado para poder sobreponerte a un infortunio.  Te recomiendo que tengas ahorrado lo equivalente a unos 4 a 7 años.  Haz un plan, lo puedes lograr con diligencia y disciplina.

NO VAS A LLEVARTE ABSOLUTAMENTE NADA A LA TUMBA

Una banca vacía

Ahora te pintaré el otro lado de la moneda.  A mí me encanta una frase que escuché en algún lugar, que dice: “Nunca he visto un camión de mudanza atrás de una carroza fúnebre”.  Así que recuerda también esto cuando pienses en tu plan de qué tanto ahorrar o disfrutar; que no te llevarás absolutamente nada a la tumba.

Hay una historia antigua en la Biblia que me encanta, dice que:

“Las tierras de un hombre muy rico habían dado una gran cosecha. Era tanto lo que se había recogido, que el rico no sabía dónde guardar los granos. Pero después de pensarlo dijo: “Ya sé lo que haré. Destruiré mis viejos graneros, y mandaré a construir unos mucho más grandes. Allí guardaré lo que he cosechado y todo lo que tengo. Después me diré: ¡Ya tienes suficiente para vivir muchos años! ¡Come, bebe, diviértete y disfruta de la vida lo más que puedas!

Pero Dios le dijo: “¡Qué tonto eres! Esta misma noche vas a morir, y otros disfrutarán de todo esto que has guardado.  Así les pasa a todos los que amontonan riquezas para sí mismos…”

No esperes acumular demasiado para poder disfrutar de lo que tienes, porque no sabes cuando te irás de esta tierra.  Hay una diferencia entre ser diligente y ser avaro.  ¿Ahorrar o disfrutar de la vida? ¿Por qué no haces ambas? ¿Quién te dijo que eran excluyentes?

DISFRUTÁ DE LO QUE TENÉS Y COMPARTÍ

una persona dandole a otra un tazón con sopa

¿Entonces qué te quiero decir? Ahorra, porque siempre vienen inviernos en esta vida, pero disfruta de todo lo que esté a tu alcance, habiendo sido diligente previamente.  ¡Ánimo, pues! ¡Come y bebe alegre! ¡Vístete bien y perfumate! Ya que tenés una corta vida en este mundo, disfruta de cada momento con tu pareja. ¡Disfruta cada día de esta vida sin sentido, pues sólo eso te queda después de tanto trabajar! Y todo lo que podás hacer, hacelo con alegría. Vamos camino a la tumba, y allá no hay trabajo ni planes, ni conocimiento ni sabiduría.

¿Lo ves?, no es ahorrar o disfrutar.  Es disfrutar de la vida y además ahorrar.

Y por último, ¿para qué tener tanto si no compartís y bendecís a más personas?  Al fin y al cabo, todo lo que tienes es producto de que alguien te bendijo a ti primero.  Aunque eso podría ser materia para un mensaje completo, te dejo solo esto hoy:  Ayuda al pobre y tendrás aún mayores bendiciones en tu vida.

Al que mucho tiene, mucho se le exige.  Y créeme que quieres estar del lado de quien da y no del que debe estirar la mano para que le den.

Si quieres leer un artículo que te complemente esto, ver mi mensaje: ¿Cuánto dinero necesitas para ser feliz?

Espero que este mensaje te ayude a aclarar tus pensamientos y a que sepas lo que debes hacer ahora con la administración de tus finanzas.

¡Nos leemos pronto!

Omar

8 comentarios de “¿Ahorrar o Disfrutar de la vida?”

  1. Verdaderamente agradezco el gesto de haberme invitado a este blog está muy bello y la reflexión anterior es espectacular para que meditemos en cuanto a este tema, me sorprende y me gusta esta reflexion. Mil gracias!!

  2. Querido Omar, gracias, gracias, gracias. Es un privilegio leerte y más con ejemplos bíblicos, hay mucha gente necesitada de estos mensajes y por eso los comparto. Dios te bendiga.

  3. Totalmente de acuerdo, conclusión una forma de administrar correctamente el dinero es ahorrar y disfrutar, tomando en cuenta de que si antes ayudamos al necesitado, llegará tanta bendición que habrá que estar actualizando los datos de cuanto ahorrar y cuanto utilizar en disfrutar, bendiciones.

  4. Super buen consejo Gracias no cabe duda que Dios te habla en el momento adecuado envia a sus hijos privilegiados Gracias, Gracias, Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *