Basta ya… ¡Renuncia!

Quiero empezar este mensaje con una llamada de atención muy importante: si no lo vas a leer hasta el final, mejor ni sigas.

¿Hasta cuándo lo tienes que seguir intentando? ¿No sería mejor simplemente dejarlo ir?

He aprendido algo muy importante a través de los años y es que nada es absolutamente blanco o negro y todo tiene un “depende”. Este es el caso de la persistencia. ¿No crees que a veces sería más fácil renunciar? ¿Cuántas frustraciones te está costando no bajar los brazos? ¿Cuánta vida? Te diré algo que creo que no esperabas oír de mí, pero sí: a veces es mejor renunciar. Simplemente dejar de aferrarse y soltarlo.

A todos nos inspira leer y oír sobre personas que no desmayaron, que siguieron y continuaron hasta lograrlo, pero eso no significa que siempre sea posible.

¿Realmente vale la pena el premio?

Como te dije, todo tiene un “depende” y la diferencia entre renunciar y persistir consiste en reflexionar si realmente deseas el premio, si realmente vale la pena.

Cuando eres un líder, una persona perfeccionista que busca la excelencia, cómo cuesta renunciar a ti mismo incluso cuando se trata de algo que en el fondo no deseas. Hay luchas que incluso determinan tu vida más de lo que te deberías permitir. ¿Cuántas veces no hemos luchando por cosas que en realidad ni deseamos?

Soy un fiel creyente de que todo se puede lograr con tiempo y esfuerzo; pero antes de entregarle lo mejor de ti a una causa, a un sueño o a alguien, la pregunta obligada debería ser esta: ¿Vale la pena? He visto que la mayoría de las personas no tiene claro lo que están persiguiendo; corren, se sostienen, luchan y perseveran, pero ¿para qué?

Analiza qué será lo que deje eso que tanto persigues o que no estás dispuesto a dejar atrás, para que luego puedas decidir si realmente lo deseas. Porque si en el fondo no es lo que quieres para tu vida, entonces déjalo y te aseguro que serás más feliz.

Si renuncias a eso que has decidido que no deseas tendrás más tiempo para dedicarte a lo que realmente anhelas. Todos tenemos solo 24 horas en un día y no hay nada que puedas hacer en esta vida para cambiarlo, así que enfócate y disfruta de tu vida con lo que ya has logrado. ¡Dedica tu tiempo a lo que realmente te hace feliz!

Y cuando hayas decidido lo que realmente vale la pena para ti (porque tienes el derecho de perseguir lo que tú deseas y no lo que el mundo te diga), entonces no desmayes, sigue y continúa a pesar de todo.

Si te gustó esta lectura, compleméntala leyendo: Puedes triunfar en lo que sea que desees dedicarte

¡Nos leemos!

Omar

10 comentarios de “Basta ya… ¡Renuncia!”

  1. Necesitaba una palabra, un consejo por la desicion y acción Importante tomada este día en mi vira, sabía que en su blog encontraría algo que me ayudara y me diera paz y este mensaje fue exacto. *GRACIAS*

  2. HOLA , ME GUSTAN MUCHO LAS REFLEXIONES DE OMAR ME PARECEN MUY INTERESANTES Y REALISTAS Y ALLUDAN MUCHO A PENSAR Y REFLEXIONAR, GRACIAS .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *